Skip to content Skip to navigation

Marco Rodríguez, entrenador del Val Miñor B cadete, concede una entrevista a O Noso Fútbol


Liga Gallega Cadete Sur

Marco vestido con la equipación del Val Miñor.
Temporada: 
2016-2017
Delegación: 
Santiago
Provincia: 
A Coruña
Semana: 
40
Año: 
2016

Segunda campaña consecutiva en Nigrán del ex jugador del CD Ourense en sus épocas doradas en Segunda División. El técnico entrenó el pasado curso al Juvenil B, alcanzando la séptima plaza, llegando este año al segundo cadete, no sabiendo lo que es la derrota hasta el momento.

- Comienzo de temporada inmejorable, míster; cuatro jornadas, el equipo continúa invicto, todos los jugadores de primer año, más no se puede pedir al Val Miñor B.

- Bueno la verdad es que estamos muy contentos, el inicio ha sido muy positivo, tenemos un equipo íntegro de primer año. La idea es formar a los niños para que no pasen dificultades en División de Honor el año que viene y que mejoren en el día a día, más allá del resultado. Me gustaría que el inicio fuera aún mejor en cuanto a puntos pero no podemos quejarnos.

- ¿Nos defines a tu grupo de chicos?

- Estamos hablando de un grupo que viene de atrás, de varios años juntos, eso se puede comprobar en la unión que tienen entre ellos. Tenemos sólo tres incorporaciones nuevas y quieras o no eso se nota, pues la filosofía de juego es muy buena, todos en general y lo que hemos tratado es que los tres jugadores que llegan sean del mismo perfil, para que así no haya diferencias. Yo estoy muy contento porque tienen una dinámica de mejora muy grande y ellos siempre están dispuestos a todo, lo que es fundamental para los entrenamientos del diario.

- La Liga Gallega cadete es una liga muy complicado cuando eres de primer año, ya si tienes un equipo íntegro, como es vuestro caso, imagino que hay que saber sufrir por momentos también.

- Efectivamente. Es un cambio muy grande el de infantil y cadete y lo están notando. Esta es una liga muy competitiva, donde a nivel fuerza el cambio es tremendo y siendo de primer año te encuentras con gente de segundo año con una fortaleza increíble. Ellos lo saben y están respondiendo de maravilla. Llevar ocho puntos a estas alturas es algo que tiene mucho mérito y hay que felicitarles.

- ¿Cómo ves a los equipos de la delegación de Vigo en la categoría?

- Los equipos de la delegación viguesa son equipos muy fuertes, combinando gente de primer y segundo año. Yo creo que tienen una dinámica de juego diferente a lo que es la escuela de Val Miñor, como es lógico. Nosotros nos hemos enfrentado a Coruxo y a Porriño y nos han puesto las cosas muy difíciles. Son equipos muy luchadores, de mucha intensidad y creo que ha quedado demostrado por lo ajustado de los resultados, decidiéndose todo en cosas muy esporádicas. El partido del Coruxo lo empatamos tras un esfuerzo titánico y al Porriño le ganamos 4-2, pero el cuarto gol llega a la contra, con ellos volcados y apretándonos muchísimo en busca del empate.

- ¿Será el Celta campeón de manera sobrada nuevamente?

- Yo creo que sí. Es una liga preciosa, igualada, donde cualquiera le puede ganar a cualquiera pero el Celta es superior a todos de una forma abrumadora.

- ¿Que filosofía de juego es la que te gusta aplicar para enseñar?

- Mucho balón, por eso estoy en la escuela. Mi idea de juego coincide con la de ellos, me gusta tener siempre el balón o lo máximo posible. Eso es lo que le intento transmitir a los chavales, que para jugar al fútbol, divertirse y hacer las cosas bien es imprescindible tener el balón, no te puede quemar el balón en los pies, eso es fundamental tenerlo claro. También hay que tener claro que hay que ir siempre en dinámica, con intensidad y velocidad de juego, pocas conducciones, pocos toques antes de pase… en estos partidos lo están aplicando de maravilla, aunque eso sí, los contrarios te disputan y te pelean pero nuestra filosofía es la que es, no la vamos a cambiar, esa es nuestra idea porque los niños tienen que crecer futbolísticamente y la única manera es con pelota, pensando en la pelota.

- Recuerda a nuestros lectores tu trayectoria en el mundo del balompié.

- Empecé jugando en Tercera en el Bouzas, estuve seis campañas; pasé al Ourense, donde jugué en Segunda A; pasé al Aranjuez, una temporada; el ex seleccionador de Uruguay, Héctor Nuñez, me llevó para su país, estuve un año allí, fue una aventura magnífica; después me vine al CD Lugo, donde jugué un año a las órdenes de Julio Díaz; después de Lugo me vine para Vigo y estuve en el Coruxo. Conseguimos el ascenso a Segunda B, me rompí un tobillo a mitad de liga, me recuperé, pero entre molestias y la edad pues decidí que había llegado el momento de dejarlo. A raíz de ahí me puse a sacar las titulaciones de entrenador y el año pasado en Val Miñor me ofrecieron entrenar el JuvenilB, junto a Ricardo Gándara, y la experiencia fue muy buena. Fue una liga complicada con equipos fuertes pero quedamos séptimos y quedamos satisfechos en la formación. Ya esta temporada, me ofrecieron entrenar a los chicos que subían de infantiles de Liga Gallega y estoy muy contento con ellos.

- Háblanos un poquito de los equipos a los que os habéis enfrentado hasta el momento.

- Empiezo hablando del Coruxo, que no da un balón por perdido, pelean muchísimo, son muy duros y aguerridos, es muy complicado jugarles, van al 100% en cada jugada. Se pusieron con el resultado a favor, conseguimos empatar y yo creo que merecimos ganar, tuvimos más ocasiones que ellos. A ellos le sacaron nueve amarillas, eso ya dice la intensidad con la que van. Mirando al partido de Porriño, pues a mi fue un equipo que me gustó, tienen un gran equipo, con cuatro jugadores de nivel, un delantero muy bueno, muy potente. Nosotros en casa desempañamos el juego que nos gusta, mucha movilidad, jugar a dos o tres toques, darle intensidad al pase y eso ayudó a superar al Porriño. Nos fuimos al descanso 3-1, ahí bajamos la intensidad y se igualó todo, metieron el 3-2 y luego vino nuestro 4-2 como pudo haber llegado el 3-3. En la segunda parte fueron mejores, en una contra metimos el 4-2. En el partido de Barbadás, pues ellos se meten mucho en su campo, te dejan tu campo para jugar, nunca te vienen a presionar, eso sí, estan muy ordenaditos, tienen perdida de balón, se repliegan a su campo y ahí se quedan. Es complicado jugarles y hacer pases entre lineas. Para mi tienen muy claro lo que saben hacer, cada uno tiene sus armas, su juego, sus jugadores y su campo y no fuimos capaces de encontrar la fórmula para combatir todo eso. El empate fue justo.

- Ya mirando al fin de semana, como llega el equipo al encuentro ante el Verín.

- Bien, muy bien, la pasada semana tuvimos las bajas de Óscar Alonso y Óscar Míguez y logramos ganar al Arosa. Estamos trabajando bien durante la semana, aún quedan entrenamientos y creo que llegamos en condiciones de poder afrontar el encuentro, esta vez a domicilio.