Skip to content Skip to navigation

Iván García, nuevo coordinador del Orillamar, atiende la llamada de O Noso Fútbol


Fútbol Base

Iván García, dirigiendo un encuentro del Victoria CF en el Municipal de Santa Isabel.
Temporada: 
2015-2016
Delegación: 
Santiago
Provincia: 
A Coruña
Semana: 
30
Año: 
2016

Tras un lustro como entrenador en las categorías inferiores del Victoria CF, donde consiguió hacer historia, ascendiendo a División de Honor juvenil, Iván García llega a otro de los grandes de la ciudad de A Coruña, la Sociedad Deportiva Orillamar, donde llevará la coordinación de la histórica y productiva entidad.

- Muy buenos días Iván, lo primero, explicale a nuestros lectores este cambio, tras llevar al Victoria a la gloria juvenil y tras triunfar por la Escalinata las últimas cinco campañas.

- La última temporada en División de Honor juvenil ha sido durísima, llevaba cinco años en el Victoria, llegas a una época de desgaste para todos, había surgido la posibilidad de entrenar al primer equipo pero me paré a pensar que muchos de esos jugadores ya habían pasado por mis manos en cadetes y juveniles, ya me conocían, entonces apareció el Orillamar, un club, a día de hoy, mucho más humilde pero sin dejar de ser uno de los grandes e históricos de A Coruña y de Galicia. Valoré todo y decidí apostar por intentar llevar al Orillamar a cotas un poquito mayores de las que está el club en la actualidad. Mi hijo está en las categorías base del "Orilla" y me encargaron un proyecto, lo presenté, les gustó la idea y a partir de ahí llegamos a un acuerdo de forma sencilla.

- Háblanos de ese proyecto, ¿por dónde pasa el futuro del nuevo Orilla?

- Aquí se ha pasado muy mal últimamente, la gente principal del Orillamar, la que tiró del carro durante muchos años, se hizo mayor, entonces en los últimos años no ha podido lidiar con todo. También hubo fallecimientos como el de Orlando Vázquez, persona más que importante aquí, alma del club, la jubilación de Manolo Alonso en la coordinación, también proporcionado en parte por el fallecimiento de su esposa... todo eso ha llevado a un vacío y a un cansancio de la gente mayor, lógico y normal, pues fueron palos muy duros. A partir de ahí, se han puesto en contacto conmigo, hemos hablado, me han pedido opinión, ideas, como haría yo las cosas para ir a más, se las expuse y llegamos a un acuerdo. Todo pasa por abrir las ventanas de la sabia nueva, de las nuevas tecnologías, liberar campos en la Ciudad Deportiva de A Torre, no entrenar como hormigas, recuperar convenios con colegios como Salesianos, Grande Obra o Dominicos e intentar crecer desde la base, recuperar a esa gente de Monte Alto y de nuestra zona de influencia, esa gente que siempre sintió el Orillamar. Hay que crecer desde la base y que cuando lleguen a mayores los chavales, sean gente que sienta de verdad el "Orilla".

- Por lo que interpreto, eres de los míos, de los que piensa que todo éxito futuro empieza en el fútbol-8 de hoy.

- El fútbol-8 es fundamental, es algo básico, al menos para nosotros. Nosotros tenemos que tener claro que cuando un equipo sale preparado de Alevín A, ese equipo casi no tiene que sufrir cambios, algún retoque pero nada más y a veces ni eso. Por otra parte, ya llegado al primer equipo, nosotros no podemos pagar sueldos elevados como hacen otros conjuntos, nosotros nos tenemos que nutrir y sostener con los jugadores que salgan de la casa y que sientan y mimen el club.

- En la ciudad de A Coruña los equipos no tienen campo propio, me comentabas fuera de la entrevista que eso es un gran problema.

Efectivamente, eso es un problemón, te penaliza muchísimo en cuanto a entrenamientos y planificación de los conjuntos, es algo negativo en cuanto a todo y uno de los principales culpables de que en la ciudad no haya más equipos punteros en División de Honor juvenil, Liga Nacional o División de Honor cadete. Digo uno de los problemas, pues el otro es claro, es de fidelidad.

- ¿A qué te refieres por fidelidad?

- Me refiero a que aquí los chavales no sienten los colores en general, los hay que si, evidentemente, pero los justos. Entonces aquí te encuentras a chicos que con doce y trece años han pasado por tres o cuatro clubes de la ciudad, incluso de los grandes, puedes ver a chicos a esa edad que ya han pasado, por ejemplo, por Ural, Victoria y Orilla, eso en Vigo veo que pasa mucho menos, el que es del Areosa pues es del Areosa y no se va, el que es del Santa Mariña, pues es de ese club y se queda ahí y si es del Sárdoma lo mismo. Yo creo que todo va unido a lo de los campos propios, en Vigo los clubes tienen campos propios y eso les da muchas ventajas, incluso a la hora de hacer grupo y piña como club de ese barrio o de esa zona en concreto.

- Metiéndonos en objetivos, ¿cuáles os marcáis para esta temporada 2016/2017?

- Los tres objetivos claros en este curso son recuperar la categoría de Primera Autonómica con el equipo senior, intentar recuperar las Ligas Gallegas de infantil y cadete y mantener al equipo juvenil. Con eso nos daríamos por satisfechos sin ningún género de dudas. ¿Cual es el problema principal? Pues lo que hablábamos antes, esos cuatro cinco últimos años de un vacío de poder. La gente lo hizo de forma espectacular anteriormente y ahora hay que ponerse a tono de nuevo, en el día a día, lidiando con los padres, metodologías de trabajo, hay que intentar que lo que tenemos no se nos escape, porque hay gente muy buena y que nos va a dar mucho. También hay que captar de otros clubes lo que nos falte para rehabilitar donde sea necesario.

- ¿Cómo va todo en este pequeño tiempo que llevas ya por tu nueva casa?

- Pues la verdad es que no me puedo quejar. La plantilla de modestos se queda entera, la de juveniles también, además de fichar a nueve jugadores para compensar los jugadores que terminaron por edad, en cadetes es donde más problemas estamos teniendo, pues tenemos que recuperar la Liga Gallega para que no haya dudas en la gente. En cuanto a los técnicos, hemos apostado por reforzar con gente titulada, que sabe de que va esto y que nos ayudarán a dar un salto de calidad en la formación. Queremos gente muy preparada tanto en Alevín A como en Infantil A también, aunque sean más pequeños, ahí es donde hay que formar de verdad para que cuando los jugadores lleguen a cadetes tengan todas las nociones necesarias, sin haberse saltado pasos de la formación por el camino.

- ¿Y en cuánto a los equipos B?

- Tenemos la idea muy clara también. Queremos reforzar a los B con gente del año natural, es decir gente de primer año. En cadetes e infantiles sobre todo, si un claval de primer año supera a uno de segundo, pues evidentemente haremos que juegue en el A, eso está muy claro, pero eso si, insisto, fichajes para los B, gente del año natural, gente de primer año, no de segundo para el B. Esperemos poder lograrlo y cumplir los objetivos de formación, que es de lo que se trata. No me quiero olvidar tampoco de decir que el Orillamar es un club para todo el mundo, aquí no se va a echar a nadie, el que es del Orilla tendrá la posibilidad de jugar en el Orilla, pues crearemos equipos C en el fútbol- 11 si hace falta, enfocándolos a gente que tiene menos calidad o simplemente menos tiempo para el fútbol pero que es de la casa y no debe jugar en otro sitio que no sea su Orillamar.

- Mirando al fútbol coruñés, fuera de casa Orillamar, ¿cómo ves el fútbol de nuestra delegación?

- La verdad es que la ciudad no está siendo capaz de mantener muchos equipos en ligas superiores, esa es mi teoría. No porqué no haya jugadores, sino porque el número de equipos que hay no da para todos a día de hoy, es muy difícil hacer plantillas competitivas de veinte jugadores en más de dos o tres equipos de la ciudad por categoría, incluyendo el Deportivo. En el Sur por ejemplo si dan y tienen hasta tres División de Honor juvenil, como ya mencionamos en otra pregunta anteriormente, Val Miñor, Areosa, Celta, el motivo es lo que decíamos arriba, o parte de ese motivo es ese, es decir, tienen campos propios que les permiten funcionar muchísimo mejor y los chavales gracias a eso tienen un gran arraigo hacia su club desde pequeños, lo que a la vez permite que no se cansen del fútbol, no lo abandonen al llegar a cadetes y luchen mucho más por llegar a jugar al fútbol, que luchen por llegar a senior. Eso de cambiar Santa Mariña por Areosa o Sárdoma por Coruxo, no es lo normal allí, sin embargo aquí, lo que decíamos antes, hay chicos de edad muy temprana que han pasado por tres o cuatro clubes de la ciudad, algo que para mi, desde mi punto de vista, no es nada bueno.

- ¿Cuál puede ser la solución?

- La verdad es que no lo se decir de forma concreta pero si quiero lanzar una crítica, no puede ser que cuando llega la Champions, el mal tiempo y las dificultades, haya conjuntos ocupando medio terreno de juego con cuatro o seis chavales, mientras otros estamos en el mismo espacio con veinte jugadores, con gente sacrificada que no se pierde un entrenamiento. Además de ir a más en instalaciones, hay que liberar campos urgentemente.

- Mirando a la Afac, se rumorea que el Orillamar quiere volver a tener peso e incluso estar en la directiva.

- Por supuesto, el Orillamar ya ha hecho a Manolo un ofrecimiento para poder estar ahí, queremos recuperar eso a nivel social. Queremos abrirnos a todo el mundo, ser amigos de todo el mundo y ser un ejemplo para el fútbol coruñés.

- ¿Y en cuánto a los torneos?

- Seguimos recuperando relaciones, por ejemplo el Victoria ya ha venido a nuestro torneo y nosotros acudiremos al de ellos y como con el Victoria con todo el mundo que podamos ayudar o que nos ayuden. Queremos que el Orillamar esté nuevamente en los mejores y más importantes eventos.

- ¿Qué le dices a la afición del Orillamar?

- El Orillamar es un club de barrio de verdad. La mayor parte de la gente de Monte Alto de mi generación o de la tuya tiene mucho arraigo con el Orillamar. Todo eso es lo que queremos recuperar, que la gente del barrio no se marche al Marola, Torre o al Sporting Coruñés, algo que antes no pasaba pero que en los últimos años ha pasado más. Vamos a cambiar muchas cosas que hasta ahora no había, sobre todo para mejorar, ir a más y poco a poco regresar a la élite coruñesa.

- ¿Cómo serán los nuevos entrenamientos de biberones y prebenjamines?

- Pues lo tengo claro. Al menos uno de los dos días queremos que sean en pabellón, son niños muy pequeños y en la Torre se pasa mal muchas veces en invierno cuando eres tan pequeño. Así liberamos espacio también, lo que haremos también con los mayores, que también saldrán de A Torre, si es necesario, para entrenar en otros campos alquilados. Invertiremos en eso, sin duda, pues es algo básico para formar mejor e ir a más en todas las facetas futbolísticas.